Concede el permiso de residencia y trabajo por un año, más el derecho a computar ese tiempo para tramitar la nacionalidad.
La figura del Arraigo Familiar beneficia a padres o hijos de personas que poseen la nacionalidad.