Otorga el beneficio de residencia y trabajo por un año, computables para gestionar nacionalidad por residencia.
Gozan de este de derecho personas que hayan permanecido en España por un mínimo de tres años y un contrato de trabajo o sustento económico familiar.