La Jurisdicción Voluntaria es una opción para la resolución legal de asuntos específicos, aplicable a procedimientos que ameritan de la actuación de un juez, mas no la celebración de juicio formal. De presentarse la situación, el juez interviene con conocimiento de causa, teniendo al mismo tiempo la libertad de usar y exigir la consignación de pruebas según su consideración.

La figura de la Jurisprudencia Voluntaria es fundamentalmente útil en dos grandes campos de las ciencias jurídicas, como lo son el Derecho Mercantil y el Derecho Civil, donde su aplicación es funcional para expedientes concernientes a materia de personas, cosas, familia, sucesiones y obligaciones. No obstante, el manejo profesional de los recursos técnicos y jurídicos es determinante.