En España, el término penal comprende el conjunto de estatutos que categorizan, conceptualizan y responden con fuerza de ley ante actos u omisiones ilícitas. El derecho penal abarca el ámbito jurídico de las conductas que infringen lo establecido en las normas penales y las sanciones que de ellas se derivan. Su finalidad es proteger el marco moral por el que se rige nuestra sociedad.

Entre los delitos más comunes podemos encontrar: delitos contra el patrimonio y la administración pública, contra la libertad e indemnidad sexual, delitos medioambientales, delitos contra el mercado y los consumidores, contra la vida de las personas, contra la propiedad intelectual, entre otros.

La defensa de bienes y personas, el reconocimiento de delitos y el correspondiente proceder jurídico, merecen la especialización que otorga la experiencia, por lo tanto, el abogado dedicado a esta categoría debe poseer las herramientas adecuadas y disponer de manera directa de peritos en distintas áreas profesionales que en un momento dado puedan aportar detalle científico a la investigación.