Tener la Guarda y Custodia de un hijo significa, cuidar, asistir y por ende vivir con él. Esta responsabilidad puede estar en manos de ambos progenitores, de uno de ellos o de otra persona. En todo caso, la ley concede el derecho a Guarda y Custodia a quien garantice el mayor beneficio para el menor de edad.
El Régimen de Visitas es un concepto aplicable al progenitor que no posea la Guardia y Custodia, el mismo prevé el derecho del padre o la madre de visitar al hijo, ajustando criterios de tiempo y frecuencia que serán considerados por la ley tomando en cuenta la evaluación de un juez.
Ante la posibilidad de migración de un país a otro, el Régimen de Visita y la Guarda y Custodia, tienen aplicaciones específicas. Esta condición está prevista por el Convenio de La Haya del 19 de octubre de 1996 relativo a la Competencia, la Ley Aplicable, el Reconocimiento, la Ejecución y la Cooperación en materia de Responsabilidad Parental y de Medidas de Protección de los Niños.
Divorcios de Mutuo acuerdo y Contenciosos

El Divorcio puede ser de mutuo Acuerdo o Contencioso. Se habla de mutuo acuerdo cuando la ruptura es negociada sin mediar conflicto entre ambas partes, estableciendo el destino de la relación tras la separación, lo cual implica procedimientos legales que determinarán Guarda y Custodia de Hijos, Permiso de Visitas, Repartición de Bienes, Reconsideración de Pensiones y cualquier otro aspecto sensible a la ley.
Por el contrario, el Divorcio Contencioso es aquel en el cual las partes han acumulado un nivel de conflictividad tal, que no les permite llegar a un acuerdo equilibrado. Esta eventualidad requiere mayor intervención judicial y profesional, con el fin de dictar una sentencia conveniente.