El Divorcio puede ser de mutuo Acuerdo o Contencioso. Se habla de mutuo acuerdo
cuando la ruptura es negociada sin mediar conflicto entre ambas partes, estableciendo el destino de la relación tras la separación, lo cual implica procedimientos legales que
determinarán Guarda y Custodia de Hijos, Permiso de Visitas, Repartición de Bienes,
Reconsideración de Pensiones y cualquier otro aspecto sensible a la ley.

Por el contrario, el Divorcio Contencioso es aquel en el cual las partes han acumulado un nivel de conflictividad tal, que no les permite llegar a un acuerdo equilibrado. Esta
eventualidad requiere mayor intervención judicial y profesional, con el fin de dictar una sentencia conveniente.